La empresa más loca del mundo es una organización formada por personas con necesidades especiales: entre otros, la diseñadora Anna Vives, con Síndrome de Down; Joan Hidalgo, que sufre ataxia y hace robots con materiales reciclados; Quimitus, actor, que tiene Síndrome de Joubert; Lia, campeona de España de los 100 metros, y que es ciega; la Bella, el perrito del grupo, y Cris, su portavoz. Todos ellos trabajan en las instalaciones del Banco de Acción Social para hacer posible misiones imposibles. Cada uno desarrolla su propio proyecto y juntos se unen para ayudar a otras personas y devolverles sus ilusiones y metas en la vida. Y lo hacen bajo el lema “¡Sumando capacidades!”.

La empresa más loca del mundo es también una serie, producida por la Fundación Itinerarium donde se explican las aventuras de estos héroes cotidianos con el objetivo de sensibilizar a la sociedad.